bienvenidos

Situada al oeste de la isla de Ibiza, la Villa de Sant Antoni de Portmany debe su nombre, por un lado, al patrón de los animales y por el otro, a su gran y preciosa bahía. En efecto, Portmany deriva del topónimo latino PORTUS MAGNUS, o lo que es lo mismo: Puerto Magno. Se trata de uno de sus mayores reclamos paisajísticos, el que la ha hecho famosa y la ha convertido en uno de los destinos turísticos más importantes del mediterráneo.
Lejos queda ya aquel pueblo de pescadores, de casas blancas, bajas y salpicadas por el mar. Lo que antaño fue una sociedad basada en una economía de subsistencia es hoy una colectividad de culturas en las que pervive lo bueno y mejor de aquella Ibiza pasada: vive y deja vivir.
Sant Antoni amanece y anochece, pues, llena de interesantes propuestas para el viajero y el residente. Ir de comprar, acudir a sus resturantes, visitar los enclaves de su patrimonio, hacer excursiones por mar o tierra a sus bellisimas calas o simplemente pasear por sus calles o descansar en sus terrazas, puede convertirse en una experiencia de primer orden.
Solamente hay que tener ganas: la luz, el mar, y la gente harán el resto.